Otro esfuerzo magno: los Jets sacuden a los Chargers por 17-14

En el frío o en el calor, en casa o fuera de casa, los Jets suelen jugar con la misma intensidad. Ablandan al rival con una defensa ruda y dura, y los noquean con jugadas oportunas en momentos decisivos. Y ahora, tras vencer a los San Diego Chargers en el estadio Qualcomm por 17-14 y derrotar a su segundo campeón de división en dos semanas, los Jets se preparan para su primera final de conferencia desde 1998.

Sí, así mismo es. Continúa la improbable y sorprendente campaña de los Jets, quienes regresan a Indianápolis este domingo para enfrentarse nuevamente con Peyton Manning y los Colts, la cabeza de serie de la conferencia Americana, un partido que pocos se imaginaron posible al inicio del año salvo por, bueno, los mismos Jets.

"Siempre hemos tenido fe, en todo momento, durante todo el año, aun cuando no éramos la selección popular", afirmó Rex Ryan, el técnico novato de los Jets. "Pero aquí estamos. No tenemos que pedir disculpas. A nadie. Sencillamente jugamos fútbol de vieja escuela, por tierra y en las trincheras. Completamos nuestros pases y tenemos una gran defensa. Y aquí estamos".

Tras una primera mitad frenética en la cual los Chargers movieron el balón sin meterse en la zona de anotaciones salvo por una vez, los Jets se levantaron de la lona para tomar control del partido en la segunda mitad y sentenciarlo con dos touchdowns en el cuarto tiempo. La defensa presionó al mariscal Philip Rivers y le interceptó dos tiros, incluyendo el segundo del esquinero Darrelle Revis en la postemporada. En resumidas cuentas, desquiciaron totalmente a un equipo que había promediado 28.4 puntos y ganado 13 de 16, incluyendo 11 en línea.

La recompensa para Ryan y sus muchachos será una revancha con los Colts en el estadio Lucas Oil, donde los Jets les tumbaron el invicto hace tres semanas por 29-15, un resultado controvertido. Los Colts, quienes ya habían asegurado su posición de cabeza de serie, sentaron a Manning y a un sinnúmero de titulares temprano en el tercer cuarto para evitar lesiones, y hay muchos que creen que Indianápolis les regaló a los Jets el pase a la postemporada.

Ya sabemos cuáles serán los temas de discusión esta semana. Pero nadie, ni siquiera los expertos que desvaloraron a los Jets, pueden insistir ahora que este equipo no merece la final de conferencia. Los Jets han ganado dos encuentros de postemporada por primera vez desde 1982. Ryan y Mark Sánchez son apenas la segunda pareja de técnico y mariscal novatos en la historia que conquistan sus dos primeros encuentros de playoffs. Eliminaron a los Bengals, equipo que barrió este año a los campeones Steelers y a los Baltimore Ravens, el sexto de serie en la conferencia. Y eliminaron a los Chargers, cuyo ataque potente no había marcado menos de 20 puntos en los últimos 23 partidos.

"Y tuvimos un par de fallos que nos costaron", declaró el apoyador Calvin Pace. "Debimos haberlos dejado en cero. En serio".

Y ahora los Jets se encuentran a un partido del Super Bowl XLIV. ¿Quién lo hubiese creído hace un mes?

Por segunda semana seguida, se crecieron los jóvenes en el conjunto verdiblanco. Sánchez, jugando cerca de donde se crio, demostró su madurez al comprar tiempo con los pies antes de conectar con Dustin Keller, el ala cerrada de segundo año, para un touchdown de dos yardas que puso a los Jets arriba 10-7 a inicios del cuarto tiempo. Fue una marcha que comenzó en la yarda 16 de San Diego después de que el profundo Jim Leonard interceptó un tiro de Rivers.

Y luego, el novato corredor Shonn Greene marcó otro hito sensacional en su joven carrera. Puso arriba a los Jets por 17-7 restando 7:17 con una fuga anotadora de 53 yardas que batió su propio récord de la semana anterior del acarreo más largo de los Jets en la postemporada. Green, que sumó 135 yardas contra los Bengals en la primera ronda, terminó con 128 yardas en 28 recorridos.

"Es una dicha, hombre, una dicha", dijo Greene. "Esto no sucede con frecuencia: ser novato y estar en esta situación. Estoy intentando disfrutar cada uno de estos momentos".

Los Chargers no olvidarán esta derrota por buen tiempo. Campeones de la división Oeste por cuarto año consecutivo, pensaban que tenían la experiencia y el talento para llegar al Super Bowl. Pero cometieron demasiados errores, entre ellos 10 faltas. Nate Kadeing, el pateador de goles de campo más preciso en la historia de la Liga, había fallado apenas tres veces toda la temporada: 3 de 35, o 91.4%, un récord de club. Contra los Jets erró tres veces en un partido por primera vez en su ilustre carrera, incluso un intento de 40 yardas cuando restaban 4:38.

En la próxima marcha de San Diego, Rivers dirigió a su equipo con urgencia, y tras varios pases largos, se metió en la zona con un acarreo de una yarda restando 2:14 por jugar. Después del punto extra, los Chargers perdían por 17-14. Pero les quedaba solo un tiempo muerto y el aviso de dos minutos para detener el reloj.

El técnico Norv Turner se la rifó cuando ordenó un saque corto en un intento de recuperar posesión. Tras una pifia inicial, Kerry Rhodes controló el balón para los Jets en la yarda 38 de San Diego. Con 1:09 por jugar, los Jets enfrentaban un cuarto y 1 en la 29. Podrían intentar un gol de campo largo o entregar el balón vía un despeje. O podían apostar todo o nada e intentar ganar la yarda para poner el partido en la caja fuerte. Se la jugaron con una entrega de Sánchez al veterano corredor Thomas Jones, que encontró una grieta por la derecha y sumó dos yardas, quizá las dos más importantes de su carrera de 10 años.

"Dijimos: 'Oye, vamos a ser fieles a nosotros mismos'. Ellos saben que vamos a correr con el balón, pero vamos a poner a TJ allá atrás y vamos a hacer lo que hemos hecho todo el año, que es correr con fuerza", dijo Ryan. "Sabíamos que ellos nos estarían esperando, pero me sentí bien con TJ siguiendo a [Alan] Faneca en un acarreo con guardia escolta. Y fue una jugada bien ejecutada. Nuestros muchachos creen en esa filosofía y no había manera de que no íbamos a intentar la jugada con la cual nos ganamos el pan da cada día".

Al final del partido, los Jets celebraron con cientos de sus aficionados que hicieron acto de presencia y bajaron a la primera fila para saludar a sus ídolos. Sánchez, que completó 12 de 23 lanzamientos para 100 yardas, un touchdown y un tiro interceptado, fue seguido por un pelotón de fotógrafos. El error de balón de Sánchez, un pase en el tercer cuarto que intentó forzar entre tres defensas que marcaban a Braylon Edwards, fue el primero de los Jets en cuatro partidos. Pero Sánchez, que jugaba ante sus familiares y amigos, mostró su evolución como mariscal al dirigir dos marchas anotadoras en el cuarto tiempo. A él y a los Jets les costó a inicios de la campaña aprender de sus errores, pero está claro que han asimilado sus lecciones y que pueden jugar con cualquiera.

"El equipo entero está encantado por la situación en la que nos encontramos", declaró Woody Johnson, el dueño del club. "Pero de ningún modo hemos acabado".

Notas del partido

Los Jets estarán libres hasta el miércoles. La final de la conferencia Americana está pactada para las 3 p. m. el domingo. Podrán seguir por WCBS canal 2 o escucharlo en español por WADO 1280 AM, comenzando con la antesala a las 2:30 p. m..

Además de atrapar el saque corto, Rhodes capturó a Rivers y forzó un balón suelto en una carga durante una jugada de tercer intento… El apoyador interior David Harris encabezó a los Jets con 10 paradas… el ala defensiva Mike DeVito tuvo su primera captura de mariscal individual de su carrera cuando cazó a Rivers en el cuarto tiempo… el ala defensiva Shaun Ellis, que impuso una marca de club al abrir su octavo partido de postemporada con los Jets, sufrió una fractura en la mano izquierda temprano en el encuentro. Pero jugó el resto del día con el brazo vendado. Ellis anunció el lunes que no se operará de la mano hasta después de la final de conferencia.

Los Jets perdieron el duelo de yardas en la primera mitad, 212 a 99, cuando marcaron apenas cuatro primeros y 10. Pero terminaron el partido con 262 yardas ofensivas, 169 de ellas por tierra… Los Jets también perdieron la primera mitad por 7-0, la primera vez en 46 partidos, desde la semana 4 de la temporada 2007, que no marcan puntos en los primeros 30 minutos. En esa ocasión perdieron en Buffalo por 17-14… Los Chargers fueron uno de los equipos más disciplinados y cuidadosos de la Liga. Pero contra los Jets cometieron 10 faltas que les costaron 87 yardas, más dos errores de balón, los tiros interceptados de Rivers. Los Jets cometieron solo cinco faltas, que les costaron 37 yardas, y el único error de balón fue el tiro interceptado de Sánchez.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising