Los Jags sacuden a los Jets en el último segundo, 24-22

Los Jets volvieron a la carga después de su semana libre a mitad de temporada con intenciones de jugar con pasión y garra y recuperar la vía ganadora. Pero tras dos cuartos de juego en el noveno encuentro del año, el equipo verdiblanco estaba con la espalda contra la pared, abajo en el marcador e impotente en el ataque. Y aunque la defensa se creció en la segunda mitad, sofocando la ofensiva de los Jacksonville Jaguars e impulsando a los Jets al frente con cinco minutos por jugar, el remonte neoyorquino resultó ser en vano. Los Jaguars, con una última marcha de 79 yardas, sacudieron a los Jets en el último segundo, un gol de campo de Josh Scobee de 21 yardas que le dio la victoria al equipo visitante por 24-22.

Fue un partido con dos mitades muy distintas que culminó con un final inesperado y amargo. La defensa de los Jets le concedió a Maurice Jones-Drew, David Garrard y compañía 250 yardas en la primera mitad. Pero en la segunda parte, esa misma defensa limitó a los Jaguars a 14 jugadas y 11 yardas en sus primeras cinco marchas, incluyendo cuatro series de tres jugadas y fuera. Todo cambió con la última posesión de Jacksonville, cuando Garrard completó varios pases enormes y los Jaguars manipularon el reloj a su favor.

Y en lugar de salir triunfante camino a una cita el domingo próximo en Nueva Inglaterra contra los Patriots, el técnico Rex Ryan y los Jets sufrieron una derrota dolorosa. Y ahora, tras perder por quinta vez en los últimos seis partidos, los Jets tienen marca de 4-5, la primera vez esta temporada que suman más derrotas que victorias.

"Ya no tenemos más margen para errores", afirmó Ryan. "Estamos en un estado crítico en cuanto a los 'playoffs'. Vamos a descubrir qué tipo de hombres tenemos en el equipo. Sí sé qué clase de jugadores tenemos. Tengo mucha fe en el carácter de nuestro equipo de fútbol. Y sé que New England tendrá que enfrentarse a un equipo dispuesto a dar todo lo que tiene. Veremos si es suficiente".

"Duele mucho", declaró el ala abierta Jerricho Cotchery. "No sé qué decir. Tuvimos oportunidades de ganar el partido y sencillamente no pudimos".

"Es algo que te vuelve loco", dijo un desalentado Shaun Ellis, ala defensiva. "Hemos llegado al punto en que tenemos que producir. En este momento no estamos cumpliendo con las expectativas. Al inicio del año, pensé que teníamos un equipo para ganar todo. No hemos jugado como esperaba".

Después de que los Jets perdieron la primera mitad por 21-13, la defensa impuso la pauta en la segunda parte. Jones-Drew, el corredor estrella de los Jags, quien marcó 93 yardas por tierra en los primeros 30 minutos, sumó solo 30 más en la última media hora. David Harris y Jim Leonhard, que superó una lesión del pulgar temprano en el encuentro, encabezaron un conjunto defensivo que no regaló nada. Ya mencionamos que cuatro de las primeras cinco marchas de Jacksonville en la segunda parte fueron series de tres y fuera. La otra, tras la devolución de un tiro interceptado, comenzó con un primero y gol en la yarda 4 y terminó una jugada más tarde con una balón suelto de Jones-Drew que fue recuperado por Mike DeVito en la yarda 1 de los Jets.

Fue entonces cuando el ataque de los Jets carburó los motores, primero con una marcha de 60 yardas que culminó con el tercer gol de campo de la tarde de Jay Feely, una patada de 40 yardas en los primeros segundos del cuarto tiempo, y luego con otra de 16 jugadas, 77 yardas y 7:37 de posesión, la serie más larga de la campaña para touchdown. Durante esa marcha, el mariscal Mark Sánchez completó tres tiros en jugadas de tercer intento. Los Jets tomaron la ventaja por primera vez cuando Thomas Jones saltó desde la yarda 1 para ingresar en la zona de anotaciones.

Los Jets se la rifaron con el ensayo de dos puntos, una jugada que falló cuando el tiro de Sánchez entró y salió de las manos de Braylon Edwards, que estuvo desmarcado inicialmente, pero no pudo asimilar el golpe contundente del profundo Reggie Nelson.

"Fue un tiro malo de parte mía", dijo Sánchez. "Fue demasiado suave. Tenía que lanzar el balón justo a Braylon".

"No culpo a Mark ni a mí", dijo Edwards. "Doy crédito al profundo que puso su casco sobre el balón, que estaba a mi costado. El balón sencillamente salió volando. Fue una gran jugada de parte de él".

En lugar de irse arriba por tres puntos con 5:04 por jugar, los Jets tuvieron que conformarse con una ventaja de un punto, 22-21. ¿Podría ahora la defensa responder al reto una última vez?

Desafortunadamente, la respuesta sería no.

Los Jaguars, que arrancaron de su propia yarda 17, convirtieron dos jugadas de tercer intento. Entonces Garrard conectó con el corpulento ala cerrada Marcedes Lewis en el centro del campo cuando dejó atrás al profundo Kerry Rhodes. Leonhard aceptó la culpa por el esquema defensivo. Dijo: "Intenté cambiarlo, pero fue demasiado tarde. Fue culpa mía". Lewis atrapó el lanzamiento de 33 yardas y llevó el balón a la 14 de los Jets justo cuando llegó el aviso de dos minutos. Y de un minuto a otro, el remonte del equipo de casa se transformó en una pesadilla desesperada.

Los Jets, que utilizaron sus primeros dos tiempos muertos de la segunda mitad para evitar faltas por tener a 12 jugadores en el terreno, pidieron su tercer y último tiempo con 1:48 por jugar. Querían dejar anotar a Jones-Drew. "En la jugada anterior, usamos el esquema de 'vía libre'. En esa situación, no hay más remedio", dijo Ryan. "Quieres recuperar el balón como sea posible para darle a tu ataque una oportunidad más de ganar el partido".

Pero Jones-Drew siguió la sugerencia del técnico Jack Del Río y se tiró al césped en la yarda 1 para darle a su equipo un primero y gol con 1:03 por jugar. Fue la jugada decisiva del partido. Los Jaguars hincaron la rodilla en dos jugadas consecutivas y prepararon el centro del campo para Scobee, quien había fallado anteriormente a 49 yardas de distancia. En su segunda oportunidad, pateó el balón entre los postes.

Después del partido, los Jets reconocieron que su temporada había adquirido un mal aspecto. Edwards hizo declaraciones fuertes sobre lo que él y sus compañeros tendrán que hacer el resto de la temporada.

"No podemos pensar más que la victorias van a llegar sin esfuerzo", dijo. "Salimos al campo pensando que porque tenemos el mejor ataque terrestre, una gran defensa y todas estas armas ofensivas vamos a ganar el partido.

"Somos un equipo que ha tocado fondo y que tiene que comenzar desde el principio cuando restan siete partidos por jugar. Es hora de mirarnos en el espejo. Si no hacemos algo pronto, esta temporada ha llegado a su fin".

Notas del partido

Sánchez lanzó dos tiros interceptados, el primero a Rashean Mathis en la jugada inicial del encuentro, una de amague y tiro en la cual lanzó el balón hacia Cotchery por la banda izquierda. La segunda vino cuando intentó un tiro de pantalla al ala abierta. Pero en lugar de conectar con Cotchery, dio con el ala defensiva Quetin Groves. Groves llevó el balón a la yarda 4 de los Jets. Pero los verdiblancos superaron este gran susto dos jugadas más tarde cuando DeVito recuperó su tercer balón suelto de la campaña.

La defensa de los Jets abrió el partido como la única de la NFL que no le había permitido a un corredor o un receptor 100 yardas en un partido ni 300 yardas a un mariscal. Jones-Drew, con 123 yardas por tierra, puso fin a esa racha… El touchdown de 33 yardas de Jones-Drew fue el acarreo anotador más largo de un rival desde que Willis McGahee marcó un touchown de 57 yardas para Buffalo en los Meadowlands en el 2006…

En la 10.ª celebración anual del día de agradecimiento a los militares estadounidenses, Ellis, el veterano ala defensiva, impuso un récord de club para jugadores de la línea defensiva con su partido 148, batiendo la marca que compartía con Marty Lyons, comentarista de las emisiones radiales en inglés de los Jets.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising