La defensa impone su ley contra Buffalo, pero Sánchez sufre una lesión

En la primera visita de los Jets a Canadá para un partido de Liga, la defensa nuevamente impuso su ley y le dio la victoria a los Jets ante los Buffalo Bills por 19-13, en el Centro Rogers de Toronto. Pero el precio del triunfo fue caro debido a la lesión de la rodilla derecha que sufrió el mariscal novato Mark Sánchez en el tercer cuarto.

Los Bills celebran un partido de casa al año al Norte, ocasión que obligó al esquinero Darrelle Revis a pedir el primer pasaporte de su vida. El cambio de escenario no afectó en nada a Revis y sus compañeros del cuadro defensivo. Cerraron las pinzas en la segunda mitad y limitaron a los Bills a un total de 194 yardas ofensivas y un touchdown. Revis, candidato para defensa del año, fue dueño y señor del espectáculo. Desvió cinco pases, interceptó otro y anuló totalmente a los aleros Terrell Owens y Lee Evans. Con la victoria, los Jets emparejaron su marca a 6-6 y subieron al segundo lugar en la división Este de la conferencia Americana.

El ataque de los Jets, que terminó el partido con el suplente Kellen Clemens al mando, puso el balón en manos de sus dos corredores principales, Thomas Jones y el novato Shonn Greene. Los Jets marcaron 249 yardas por tierra, impulsados por Jones, que tuvo 109 para alcanzar las 1,000 yardas por la quinta temporada consecutiva.

El gran negativo fue el fallo de terminar las marchas en la zona de anotaciones. Sánchez techó a Jerricho Cotchery con un tiro cuando él estaba desmarcado en la zona y Braylon Edwards dejó caer un pase que hubiese valido para un touchdown de 84 yardas. Edwards dijo después que las luces del estadio cubierto, conocido anteriormente como el Skydome, lo cegaron. Pero encontró la redención al final de la primera mitad con dos recepciones en una marcha anotadora que culminó con su atrapada de 13 yardas y un estirón del cuerpo para rebasar el golpe del defensa y marcar un touchdown que puso arriba a los Jets por 16-10.

"Hoy Mark jugó con confianza", dijo Edwards. "Espero que recupere la salud".

Ésa es ahora la pregunta del millón. Los Jets viajarán a Tampa para medirse con los Buccaneers, equipo con marca de 1-10, el 13 de diciembre y en este momento nadie sabe quién será el titular, Sánchez o Clemens.

Por ser semana corta, fue la segunda lesión de Sánchez en cuestión de cinco días. El domingo anterior sufrió un esguince de la rodilla izquierda cuando cayó torcido durante una fuga hacia la banda. Esta vez sufrió un esguince del ligamento posterior cruzado de la rodilla derecha cuando se fugó en tercero y seis y se tiró de cabeza para ganar ocho yardas y mantener la marcha viva.

La jugada y la consecuente lesión fueron las únicas decepciones de la noche para el director técnico Rex Ryan, quien gozó plenamente su visita al país donde vivó ocho años cuando niño. Ryan regañó en público a su mariscal, quien recibió durante la semana lecciones de cómo deslizarse de Joe Girardi, dirigente de los campeones New York Yankees.

"Mark debe comprender que es la persona más vital para el éxito de nuestra organización", declaró Ryan. "No puede ser imprudente. Quizá este revés le enseñará cuán serio es el asunto. Nunca lo quiero ver tirándose de cabeza. Creí que ya lo tenía claro".

"Comenzó a doler poco después de esa jugada", dijo Sánchez, que salió del partido cuando restaban 7 ½ minutos en el tercer cuarto y siguió caminando sin dificultad hacia el vestuario de los Jets. "La rodilla no se sintió bien cuando regresé a la piña".

"Sé que Rex quiere que me deslice", agregó Sánchez. "En el calor del juego, no sé cómo explicarlo mejor, intentaba lograr el primer intento y adelantar las cadenas. Así es como juego. Me arrepiento de no haberlo hecho. ¿Quién sabe qué hubiese ocurrido si me hubiese deslizado, pero es algo que tengo que evaluar y aprender de esta experiencia".

La pena mayor para Sánchez fue abandonar un partido en el cual estaba jugando bien. Lanzó un bombazo 45 yardas en el aire que Edwards dejó caer cuando estaba desmarcado. Disparó un balazo que dio con un Jerricho Cotchery que corría a todo galope y ganó 45 yardas. Conectó con Edwards para el touchdown después de esquivar varios defensas. Sobre todo, él y los Jets evitaron errores de balón.

Por supuesto, ayudó enormemente que el juego de corredores aplanó a los Bills aun cuando colocaban ocho defensas en la línea. Jones y Greene se escaparon varias veces para acarreos largos, mientras que Tony Richardson, el corredor de fuerza, agregó dos recorridos para 36 yardas. Debido a que los Jets ganaron 318 yardas por tierra en el primer partido contra Buffalo el 18 de octubre, impusieron un récord de club con 567 yardas por tierra contra el mismo equipo en una temporada.

"Dice mucho de nuestro compromiso de correr con el balón", declaró Richardson. "No estamos corriendo contra siete defensas en la línea. Pero seguimos machacando y machacando".

Tanto machacar debió haber fomentado más touchdowns. El pateador Jay Feely rescató a los Jets con cuatro goles de campo. Tuvo una noche perfecta con patadas de 38, 49, 31 y 37 yardas. La última vino en la primera jugada del cuarto tiempo y puso arriba a los Jets 19-10, una diferencia de dos anotaciones que en resumidas cuentas fue decisiva.

Los Bills gozaron de breve éxito en el segundo cuarto, en su quinta marcha del partido, cuando Marshawn Lynch realizó acarreos consecutivos de 35 y 15 yardas para anotar un touchdown y poner arriba a Buffalo por 10-6. Pero la defensa verdiblanca se enderezó tras ese momento de debilidad y hostigó sin cesar al mariscal Ryan Fitzpatrick. Los Jets sumaron tres capturas, dos por el veterano ala defensiva Shaun Ellis y una por el apoyador David Harris que resultó en un balón suelto recuperado por el apoyador Bryan Thomas. Ese corte de balón dio paso al segundo gol de campo de Feely.

"La defensa quería tener éxito siguiendo los esquemas [del coordinador defensivo] Mike Pettine y Rex", dijo Thomas. "Nuestro cometido al inicio del partido era frenar a sus corredores. Sabíamos que tenían a dos buenos [Lynch y Fred Jackson], así que teníamos que frenar a ambos. Y sabíamos qué tipo de mariscal era Fitzpatrick. Había que acorralarlo. Es un tipo móvil, un jugador que no puedes ignorar".

Fitzpatrick sencillamente no tuvo tiempo para tirar. Completó apenas tres tiros a Owens para 31 yardas. En dos partidos, Revis limitó a Owens, una de las grandes alas de la historia, a un total de seis recepciones para 44 yardas. Y el tiro que Revis interceptó, una bomba a Owens por la banda derecha, ayudó sentenciar el partido con 2:02 por jugar. Los Bills no tenían más tiempos muertos por pedir, y cuando Jones en su último acarreo arrancó por el centro de la línea para 29 yardas, los Jets comenzaron a celebrar su segunda victoria consecutiva.

"Nos ganaron por muy poco la primera vez que nos enfrentamos", dijo el profundo Jim Leonhard, recordando la derrota en muerte súbita por 16-13 en la Semana 6. "Así que fue bueno desquitarse y lograr la victoria".

Los Jets ahora se prepararán para los Bucs. Pero ¿quién será el mariscal? Ryan se mantuvo optimista de que Sánchez podría recuperarse a tiempo. "Haré todo lo posible para jugar la próxima semana", dijo Sánchez.

Notas del partido

Harris encabezó a la defensa de los Jets con 11 paradas, incluyendo una captura. También derribó al mariscal Fitzpatrick en otra jugada… Tras su dos capturas, Ellis suma 68.0 en su carrera y continúa tercero en la lista de todos los tiempos de los Jets… Clemens intentó dos tiros y completó uno, de 14 yardas a Cotchery por la banda en una jugada de tercero y 12. La marcha culminó con el cuarto y último gol de campo de Feely… Feely, que comenzó la campaña con 10 goles de campo sin fallar, ha conectado 21 de 24, ó 87.5 por ciento… La defensa limitó a sus últimos dos rivales, Carolina y Buffalo, a menos de 200 yardas ofensivas cada uno, la primera vez que sucede desde 1993.

Con la victoria, los Jets mejoran su marca en encuentros de jueves por la noche a 2-3. Perdieron en casa contra Pittsburgh en 1984, contra New England en 1986 y contra Washington en el partido inaugural del 2003. Pero ganaron el año pasado en New England por 34-31 cuando Feely conectó un gol de campo de 36 yardas… Los capitanes del partido fueron Edwards, el apoyador novato Jamaal Westerman, el guardia Matt Slauson, el ala cerrada Matt Mulligan y el apoyador Calvin Pace… Slauson, un guardia novato, y Mulligan, que fue ascendido del pelotón de práctica el miércoles, jugaron sus primeros partidos para los Jets.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising