Tras una noche larga y penosa en Baltimore, los Jets caen vencidos, 34-17

Sin el centro Nick Mangold* *, los Jets no pudieron correr con el balón y sobrevivir la sofocante presión de los Baltimore Ravens, quienes marcaron tres touchdown defensivos rumbo a una victoria aplastante por 34-17 en el estadio M&T Bank el domingo por la noche.

El mariscal Mark Sánchez, una semana después de establecer un récord individual de yardas aéreas, celebró uno de sus peores partidos de su joven carrera. Hostigado desde la primera jugada por Ed Reed, Ray Lewis y los demás verdugos defensivos de Baltimore, soltó cuatro balones y perdió tres de ellos, incluyendo dos en la primera mitad que se convirtieron en devoluciones anotadoras. Además lanzó un tiro interceptado en el tercer tiempo que terminó siendo una devolución de 73 yardas de Lardarius Webb para touchdown.

Los tres touchdowns defensivos de los Ravens impusieron una marca de club. Y fueron parte de una noche récord en la NFL, ya que los Jets agregaron dos devoluciones anotadoras en la primera mitad. Las cinco devoluciones para touchdown valieron para una marca de Liga.

"He estado en el fútbol por mucho tiempo y nunca he visto algo así", afirmó Rex Ryan, técnico de los Jets. "Creo que su defensa merece el crédito. Sin duda alguna, no fue nuestro mejor día. Nunca fue un partido parejo. Pero el rival tuvo mucho que ver con el resultado".

Los Ravens golpearon y maltrataron sin cesar a Sánchez y la línea ofensiva. Fue tanto el abuso que durante un par de series ofensivas, los Jets sentaron al novato Colin Baxter*, el sustituto de Mangold, le pidieron al guardia izquierdo Matt Slauson que jugara centro por primera vez en su carrera e insertaron a Vladimir Ducasse *como guardia izquierdo.

Nada o nadie hizo diferencia. Los Jet ganaron apenas 150 yardas al ataque, incluyendo solo 38 por tierra, el peor rendimiento por parte de los corredores verdiblancos desde el 2006, y nunca pudieron darle tiempo a su mariscal para tirar el balón. Sánchez completó 11 de 35 lanzamientos para 119 yardas.

La gran ironía de la noche fue que Joe Flacco, el mariscal rival, no jugó mucho mejor. Completó 10 de 31 lanzamientos para 163 yardas, y durante un largo trecho, desde el inicio del segundo tiempo a mediados del cuarto tiempo, falló 12 tiros consecutivos.

La primera devolución anotadora de los Jets fue trascendental, una devolución de saque de 107 yardas de Joe McKnight* *que empató el marcador 7-7 y fue la jugada más larga en la historia del club, superando por una yarda la devolución de saque de Brad Smith contra Pittsburgh la temporada pasada.

Y el apoyador David Harris* *cortó un tiro de Flacco en el segundo tiempo y se lo llevó 35 yardas para un touchdown, el primero de su carrera profesional.

Tras ganar sus dos primeros encuentros de la campaña, los Jets han perdido dos en línea y han bajado al tercer lugar en la división Este de la conferencia Americana, detrás de los Buffalo Bills y los New England Patriots, su rival de la próxima semana. El apoyador Bryan Thomas* *sufrió una lesión del tobillo izquierdo en la primera mitad y se vio obligado a abandonar el partido.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising