Tarde pero seguro, los Jets cazan a los Lions en tiempo extra, 23-20

Hay pautas que marcan el desarrollo de un mariscal y de un equipo, y hoy en el Ford Field de Detroit, la guarida de los Lions, Mark Sánchez y los Jets remontaron 10 puntos de diferencia en el último cuarto para empatar el marcador al final del tiempo reglamentario y luego triunfar por 23-20 en muerte súbita con un gol de campo de 30 yardas de Nick Folk.

Los Jets de otras temporadas nunca hubiesen rescatado un partido como éste. De hecho, hubiesen dejado que el rival marcara 10 puntos en los últimos minutos para perder. Pero son ahora los Jets de Rex Ryan, un equipo guerrero con enorme confianza que no le huye a las expectativas y que en semanas recientes ha lucido mejor jugando con la espalda contra la pared.

Encabezados en pafrte por Bart Scott, Vernon Gholston, Eric Smith, Braylon Edwards y David Harris, el elenco de jugadores nacidos en el estado de Michigan, los Jets ganaron su cuarto partido del año sin derrotas fuera de casa y impusieron un récord de club con su séptima victoria consecutiva de Liga como visitante, marca que data desde la temporada pasada. Y debido a la derrota de los Patriots en Cleveland ante los Browns, los Jets, quien tienen marca de 6-2, recuperaron el primer lugar en la división Este de la conferencia Americana.

"Nos mantuvimos en la pelea sin nunca perder la fe", dijo el técnico Rex Ryan. "Sé que Detroit tiene apenas dos victorias, pero son un buen equipo, igual que Cleveland. Pero nosotros tenemos un gran poder de recuperación. Seguimos luchando, seguimos creyendo. Creyendo que en algún momento el partido cambiaría a nuestro favor".

Ante un público alborotado y hostil, Sánchez y los Jets parecían estar acabados cuando recuperaron posesión en su propia yarda 39 restando 4:26. Sánchez había fallado siete tiros consecutivos, estaban abajo por 20-10 y les quedaba apenas un tiempo muerto. Más negra no podía estar la noche.

Pero Sánchez completó cuatro lanzamientos seguidos, incluyendo un balazo de 25 yardas al ala cerrada Dustin Keller que llevó el balón a la yarda 6 de Detroit, y entonces Sánchez culminó la marcha dos jugadas más tarde con un acarreo de una yarda por el centro.

"Teníamos tiempo de sobra. En esa situación, es toda una vida", dijo Sánchez. "Ahí es cuando te puedes enrollar pensando que tengo que completar un tiro largo, completar una jugada grande, hacer algo verdaderamente enorme. Pero ahí es cuando regresas a los fundamentos: tiros precisos, tiros a la lateral cuando se puede, siempre consciente de la situación y la distancia, y tirar el balón fuera de juego si necesario".

Restando 2:46, la defensa verdiblanca se creció por última vez. Frenó a los Lions en una serie de tres jugadas y fuera, forzando un despeje. Los Jets recuperaron el balón en su propia yarda 22 restando 1:40. Sin tiempos muertos y a fuerza de pases cortos, Sánchez llevó a su equipo hasta la yarda 18 de los Lions. Y con 4 segundos por jugar, Nick Folk conectó su segundo gol de campo del partido, una patada de 36 yardas para empatar a 20 y forzar tiempo extra.

De verdad que Sánchez y Folk fueron los héroes ofensivos del milagro en Detroit. Los Jets abrieron el tiempo extra con posesión, y en la segunda jugada, Sánchez conectó con Santonio Holmes en una ruta recta por la izquierda que se convirtió en un bombazo de 52 yardas cuando quebró hacia el interior del campo y llevó el balón a la yarda 16 de Detroit. LaDainian Tomlinson corrió con el balón dos veces, poniendo a Folk en posición para sentenciar la victoria con un gol de campo de 30 yardas restando 12:42 por jugar, el primero de su carrera en tiempo extra.

Folk terminó con tres goles de campo mientras que Sánchez sumó más de 300 yardas aéreas por primera vez en su carrera. Completó 22 de 39 lanzamientos para 336 yardas, un touchdown y un tiro interceptado. Fue el primer partido de 300 yardas por parte de un mariscal de los Jets desde Chad Pennington en el 2006.

Pero las estadísticas no pintan un retrato completo. Sánchez se lució cuando su equipo más lo necesitaba. En las últimas tres marchas de los Jets, completó 11 de 13 tiros para 130 yardas, asegurando el segundo remonte en el cuarto tiempo y muerte súbita de su joven carrera, y el segundo en tres partidos.

"Comenzamos a usar el juego rápido, y luego los esquemas para los dos minutos finales", dijo Sánchez. "Tan pronto conectamos el gol de campo para empatar, fui corriendo al lateral gritando: 'Estos tipos no nos pueden detener. Tenemos que seguir jugando los esquemas Relámpagos. Vamos, vamos'. Lo hablamos por un minuto y todo el mundo estuvo de acuerdo que era nuestra mejor oportunidad para ganar".

Fue una victoria emotiva, un momento importante tanto para Sánchez como para los Jets, quienes no han jugado su mejor fútbol en los últimos tres partidos. Según Keller, Sánchez pidió silencio, se subió a una silla y se dirigió a sus compañeros con palabras fuertes.

"Dijo: 'No hay razón por la cual estos partidos sean tan apretados. Tenemos un ataque poderoso y una defensa capaz de blanquear a los rivales'. Creo que hoy Mark dio otro paso en su desarrollo como líder. Hasta habló con una voz más profunda, no con su tono habitual de alta frecuencia".

"Fue enorme hoy", agregó Keller. "Nunca perdió la cabeza y nunca mostró frustración. Hizo un gran trabajo, especialmente en las últimas dos marchas".

Notas del partido

Las proezas al final opacaron los hitos de la primera mitad. Restando 1:00 en la primera mitad, Sánchez lanzó un bombazo precioso y preciso de 74 yardas a Edwards que puso arriba a los Jets por 10-7. Fue el tiro anotador más largo de Sánchez en un partido de Liga, superado solo por el lanzamiento de 80 yardas a Edwards contra los Colts el pasado año en la final de la conferencia Americana.

Sánchez, la quinta selección en el sorteo del 2009, ganó el duelo de mariscales contra Matt Stafford, la primera selección en el mismo sorteo. Stafford, que salió con una lesión del hombro derecho tarde en el cuarto tiempo, completó 20 de 36 lanzamientos para 240 yardas y dos touchdowns. Las lesiones posiblemente le costaron el partido a los Lions. El pateador Jason Hanson fue golpeado por Trevor Pryce en un intento de gol de campo en el tercer cuarto, falta personal que le dio a los Lions un primero y gol en la yarda 1 de los Jets. En la próxima jugada, Stafford marcó un touchdown por tierra para retomar la ventaja, pero debido a la lesión de Hanson, los Lions tuvieron que recurrir al tackle defensivo Ndamukong Suh para intentar el punto extra. Suh falló cuando su patada dio en el poste derecho, dejando el marcador en 13-10.

El referí Al Riverón, de padres cubanos, cantó 22 faltas, 11 por bando… Los Jets también cometieron dos errores de balón, uno cuando Edwards soltó la pelota tras una recepción, y otro cuando el esquinero Alphonso Smith interceptó un tiro de Sánchez dentro de la zona de anotaciones.

Darrelle Revis, totalmente recuperado de su tirón muscular, jugó su mejor partido de la campaña, limitando al ala Calvin Johnson a una recepción para 13 yardas. Johnson había sumado 246 yardas y cuatro touchdowns en los dos partidos previos. Mientras tanto, el guardia ofensivo Brandon Moore anuló por completo a Suh, la segunda selección del sorteo y el defensa novato estrella de la Liga. Suh, que comenzó la tanda con 6.5 capturas, sumó solo tres paradas.

Fue el primer partido de tiempo extra de los Jets desde el sexto encuentro del 2009, cuando perdieron en casa contra Buffalo por 13-10 en el encuentro en que Sánchez sufrió cinco tiros interceptados. Y fue el primer triunfo en muerte súbita desde que vencieron a los Patriots en Foxboro por 34-31 en el 10.º partido del 2008.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising