Otro final no apto para cardiacos en tiempo extra: Jets 26, Browns 20

Otra semana, otro partido de muerte súbita, otro final no apto para cardiacos y otra victoria más para los Jets, esta vez en el estadio Cleveland Browns y por diferencia de seis puntos.

Hace una semana en Detroit, Mark Sánchez y los Jets triunfaron con un gol de campo en la primera posesión de tiempo extra. Este domingo, ante unos Browns que habían sorprendido a los campeones Saints y a los Patriots en semanas seguidas, esperaron hasta la cuarta serie ofensiva y los últimos 16 segundos. Ganaron finalmente con un tiro de 37 yardas de Sánchez a Santonio Holmes, quien rebasó el golpe de un defensa y se escapó por la banda izquierda para marcar el touchdown y asegurar el triunfo por 26-20.

 "Hemos hablado de cuan grande son los poderes de recuperación de este equipo: dos victorias seguidas fuera de casa en tiempo extra", dijo el técnico Rex Ryan. "Más duro no puede ser, pero encontramos cómo resolver ahí mismo al final".

Esta victoria más inédita mantiene a los Jets en el primer lugar de la división Este de la conferencia Americana con marca de 7-2, su mejor comienzo desde 1986, cuando arrancaron 8-1. Aparte de compartir el mejor registro de la Liga con los Falcons y los Patriots, quienes vencieron a los Steelers el domingo en la noche por 39-26, los Jets son los únicos invictos como visitante, con marca de 5-0. Y extendieron a ocho el récord de club de victorias consecutivas fuera de casa, racha que data desde que derrotaron a los Buffalo Bills en Toronto el pasado 3 de diciembre.

Sánchez jugó la segunda mitad con una lesión de la pantorrilla derecha que lo dejó visiblemente cojo. Pero aun incapacitado, mantuvo jugadas vivas con sus piernas, girando como un trompo y escapándose vez tras vez de las garras de los defensas. Además de marcar un touchdown por tierra, Sánchez completó 27 de 44 lanzamientos para 299 yardas, dos touchdowns y un tiro interceptado, un corte de balón en un lanzamiento largo a la zona de anotaciones en una jugada de tercer intento que fue el equivalente de un despeje profundo, porque vino tarde en tiempo extra y pilló a los Browns en su yarda 3.

La defensa verdiblanca entonces frenó a Cleveland en una serie de tres jugadas y fuera, y tras una devolución de despeje de 18 yardas de Jim Leonhard, los Jets arrancaron en la yarda 37 de los Browns con 24 segundos por jugar. Como sucedió la semana anterior en Detroit, Sánchez buscó a Holmes para la jugada decisiva. La del domingo anterior fue de 52 yardas y dio paso al gol de campo ganador. Esta fue más corta, pero Holmes corrió una ruta idéntica, una diagonal al interior, y se llevó el balón a la tierra prometida para marcar su primer touchdown con los Jets.

"Era un partido que fácilmente hubiésemos podido perder", dijo Sánchez. "Cualquier error nos hubiese costado el encuentro. Pero por otra semana más, supimos como remontar".

"Hombre, es Cleveland", agregó Holmes. "Regresé al estado de Ohio. Solía jugar aquí en el negro y dorado (de los Steelers), y ahora soy un verdiblanco".

Holmes sumó cinco recepciones para 76 yardas, su mejor partido en su breve carrera con los Jets. Fue el blanco favorito de Sánchez, que igualó un récord individual con 44 lanzamientos e impuso otro al completar 27. Sus dos tiros anotadores elevan tu total de touchdowns a 12, igualando su rendimiento del 2009.

Pero estos numeritos no reflejan totalmente la evolución y madurez del joven mariscal de 23 años en el último mes. Sánchez ha dirigido a los Jets a la victoria en el cuarto tiempo o muerte súbita tres veces en cuatro partidos, respondiendo a los interrogantes sobre su liderazgo. El domingo, rescató a los Jets en una tarde que el pateador Nick Folk falló tres de cinco goles de campo, incluso uno de 47 yardas para ganar restando 4:56 en tiempo extra.

Peses a dos fallos de Folk, los Jets ganaron la primera mitad por 17-13 gracias a un acarreo de tres yardas de Sánchez restando 23 segundos por jugar, el segundo touchdown por tierra en dos semanas del mariscal. Y se fueron arriba en el cuarto tiempo por 20-13.

Pero los Browns, como lo hicieron contra los Saints y los Patriots, siguieron lanzando golpe tras golpe. Encabezados por el mariscal novato Colt McCoy, empataron a 20 con una marcha rápida de 10 jugadas y 59 yardas que tomó apenas 1:58 y culminó con un tiro de tres yardas al ala Mohamed Massaquoi restando 44 segundos en tiempo reglamentario.

Fue un partido repleto de jugadas grandes por ambos bandos. En tercero y 9, Jerricho Cotchery sufrió un tirón muscular corriendo una ruta cruzada por el centro en tiempo extra. Pero saltando sobre su pie bueno, cambió de dirección y se tiró de cabeza para atajar un pase de Sánchez que fue justo de 10 yardas, lo suficiente para mantener la marcha viva.

En la primera serie ofensiva de los Browns en muerte súbita, Chansi Stuckey, uno de los 12 ex Jets en el cuerpo técnico y la plantilla de los Browns, atrapó un pase de McCoy por la banda derecha y se lo llevó 14 yardas hasta la 32 de los Jets. Pero Drew Coleman le arrebató el balón y Antonio Cromartie recuperó posesión. Los Browns no querían perder, pero tampoco los Jets. Y al final se impuso el equipo con más talento, más experiencia y sobre todo más voluntad.

Notas del partido

Por primera vez esta campaña, los Jets sufrieron un derroche de lesiones: Sánchez (pantorrilla derecha)… Cotchery (ingle)… el guardia izquierdo Matt Slauson (rodilla)… el esquinero Dwight Lowery (cabeza)… el profundo Eric Smith (muñeca)... Folk es primer pateador de los Jets en fallar tres goles de campo desde el John Hall, en su temporada de novato, erró tres de cuatro en New England en 1997.

El novato Kyle Wilson abrió el partido cuando los Jets salieron con tres esquineros para defender la formación de tres alas abiertas de los Browns. Wilson, que había perdido tiempo de juego en el último mes, lució bien y además aportó una devolución de despeje de 18 yardas.

Los Jets cortaron dos balones sueltos. Mientras, el único error de balón de los Jets fue el tiro interceptado de Sánchez. Aunque la defensa también sumó tres capturas de mariscales, una pauta preocupante es la ausencia de tiros interceptados. Los Jets no interceptaron pases por el cuarto partido seguido, y por primera vez en su historia suman apenas uno en seis encuentros.

En su regreso a Cleveland, su club durante sus primeras cinco temporadas en la Liga, Braylon Edwards marcó cuatro recepciones para 59 yardas… Shonn Greene encabezó el juego de corredores de los Jets con 72 yardas en 20 acarreos, la primera vez que suma más yardas que LaDainian Tomlinson, que marcó 57 yardas en 18 recorridos.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising