Otro domingo doloroso: Atlanta 10, Jets 7

"Bueno", dijo el técnico Rex Ryan antes de pausar unos 10, 15 o hasta 20 segundos mientras buscaba las palabras apropiadas para continuar con un discurso cuyo tema principal ya le era conocido.

"Claramente, este partido ha sido una gran decepción", por fin dijo. "Pensé que teníamos una gran posibilidad de llegar a la postemporada… sí hubiésemos encontrado la manera de ganar".

Fue otro domingo doloroso, otro partido que se les escapó a los Jets en los minutos decisivos, esta vez en casa ante los Atlanta Falcons, un equipo que estaba oficialmente eliminado tras la victoria de Dallas en Nueva Orleáns contra los Saints el sábado por la noche.

El marcador final en los Meadowlands fue 10-7, apenas tres puntos de diferencia. Pero el resultado fue consecuencia directa de un sinnúmero excesivo de errores de balón, faltas personales en momentos inoportunos y fallos de los cuadros especiales, que no pudieron convertir tres intentos de goles de campo. Aunque con marca de 7-7 los Jets siguen en la lucha por ser uno de los dos equipos comodines de la conferencia Americana, Ryan reconoció que la derrota equivale a un golpe mortal.

"Este grupo es suficientemente bueno para ganar el Super Bowl", afirmó Ryan. "Pero no este año".

Fue un partido de altas y bajas, tal y como ha sido la temporada de los Jets. Tanto la ofensiva como la defensa y los cuadros especiales aportaron a la derrota en un día helado y ventoso, los estragos de una tormenta invernal que bombardeó la zona metropolitana con nieve y forzó a muchos de los espectadores a quedarse en casa.

Y los que se enfrentaron al clima y se abrigaron ante la temperatura de 29 grados Fahrenheit (-1.6 centígrados) en los Meadowlands presenciaron los siguientes momentos crueles y penosos:

*  ¿Recuerdan el partido de lunes por la noche en Miami? ¿Y el de Jacksonville en casa? ¿Dos encuentros que los Jets perdieron porque la defensa flaqueó en los minutos finales? El domingo los Falcons movieron el balón 51 yardas en dos jugadas, ayudados en parte por una falta de 15 yardas de Donald Strickland por agarrar la mascarilla del ala Roddy White, que les dio un primero y gol en la yarda 7 de los Jets. La defensa aguantó tres jugadas, pero en cuarto y gol desde la yarda 6, el mariscal Matt Ryan conectó con el ala cerrada Tony González justo en la línea de gol para poner arriba a los Falcons por 10-7 restando 1:42.

"Estoy de acuerdo con Rex", declaró el esquinero Darrelle Revis. "Si queremos ser la gran defensa que anhelamos ser, entonces tenemos que hacer las jugadas al final del partido. Los paramos un montón de veces en tercer intento, pero al final, no cumplimos con nuestro cometido".

*  Al igual que en las derrotas contra Buffalo y Miami en casa, los cuadros especiales jugaron mal. Esta vez no ejecutaron tres goles de campo en los últimos 36 minutos y dejaron en el campo nueve puntos que hubiesen sentenciado el resultado a favor de los Jets. El primero fue culpa del mariscal suplente Kellen Clemens, el hombre que apoya el balón para el pateador Jay Feely. Sencillamente cometió una pifia al recibir el saque y Feely ni siquiera tuvo oportunidad de realizar la patada de 19 yardas. La segunda fue un fallo de Feely de 38 yardas al final de la primera mitad, un balón contra el viento que se abrió por el poste derecho. Y el tercero, en el cuarto tiempo, con los Jets aún arriba por 7-3, fue una patada de 37 yardas que los Falcons bloquearon tras un saque elevado del centro James Dearth.

"No son cosas que no ensayamos", dijo Feely sobre los fundamentos de las patadas en clima adverso. "Las practicamos con ganas. Estuvimos ensayando toda la semana en el mal tiempo. Practicamos con el viento de cara. Pasó lo que pasó. No ejecutamos y perdimos un partido que debimos haber ganado".

*  Y como sucedió en las derrotas contra los Saints, Buffalo y New England, la ofensiva cometió demasiados errores de balón. El novato mariscal Mark Sánchez regresó tras perderse el partido en Tampa por una lesión de la rodilla derecha, y en el encuentro más frío de su joven carrera, lanzó tres tiros interceptados más. El primero vino en la primera marcha de los Jets y dio paso a un gol de campo que abrió el marcador a favor de los Falcons. Y el tercero, el número 20 de la campaña para Sánchez, selló la derrota restando 1:05 por jugar.

"Es difícil de aceptar", dijo Sánchez, que jugó con rodilleras en ambas piernas. "Nada bueno pasa cuando juegas así de mal. Jugamos bien en rachas, y entonces le entregaba el balón al otro equipo. Hay mucho que hacer. Es desalentador, muy desafortunado".

Además de los tiros errados de Sánchez, los fallos de los cuadros especiales y las faltas personales, la defensa dejó pasar por las manos varios tiros que debieron haber interceptado. Abrumaron el guiso con demasiados ingredientes amargos, y los Jets sufrieron un agudo malestar contra un equipo acostumbrado más a jugar en un domo con clima controlado.

La derrota opacó las cosas positivas que los Jets lograron. Sánchez completó el tiro más largo de su carrera profesional cuando lanzó un bombazo precioso y preciso de 65 yardas a Braylon Edwards en una ruta de poste que puso arriba a los Jets por 7-3 a mediados del primer tiempo. Edwards terminó con cinco recepciones para 105 yardas, su mejor partido desde que llegó a los Jets en octubre

Los Jets estuvieron al frente durante 46:10, en gran parte porque la defensa fue de nuevo tenaz y sofocante. Comenzaron el partido primeros en yardas totales por partido (238), en yardas aéreas (152) y puntos, promedio que bajó a 15.8 tras la derrota. También forzaron cinco series de tres y fuera, aumentando el mejor total de la Liga.

Pero sería todo en vano. Los Falcons marcharon 73 yardas en la serie decisiva. En tercero y 9 desde la yarda 42 de Atlanta, Ryan conectó con White por la banda derecha para 16 yardas y Strickland puso su manos en la careta del receptor para la falta que les regaló otras 15. En la próxima jugada, desde la yarda 27 de Nueva York, Jason Snelling, el tercer corredor de Atlanta, quien tuvo un papel protagónico debido a la lesión de tobillo de Michael Turner, avanzó 20 yardas por el corazón de la defensa.

Los Jets frenaron a los Falcons tres veces seguidas, y entonces en cuarto y gol desde la yarda 6, le dieron demasiado espacio a González, que atrapó el tiro anotador de Ryan justo sobre la línea.

"Al final del día, sabíamos que iba a pasar", dijo Revis. "Sabíamos que lo buscarían a él o a Roddy White. Jugamos defensa en zona. (González) es un jugador destinado para el salón de la fama. Encontró el hueco en la zona donde podía recibir el balón de Ryan. Los jugadores grandes se crecen en los partidos grandes".

El hecho de que ningún defensa le puso un dedo encima a González sorprendió al otro Ryan.

"Estuve en estado de shock", afirmó el técnico Rex.

Hasta ese momento había sido una jornada favorable para los Jets. Jacksonville había perdido el jueves contra Indianápolis. Miami perdió el domingo en tiempo extra en Tennessee. Una victoria hubiese mantenido a los Jets al paso de Baltimore en la lucha por ser el segundo equipo comodín. Pero ahora tendrán que prepararse para viajar a Indianápolis el próximo domingo y enfrentarse a los Colts, el último equipo invicto de la Liga, casi sin esperanzas para lograr la clasificación.

"En la recta final, cuando te juegas una posición en la postemporada, tienes que enfocarte en cada aspecto del partido", destacó el ala Jerricho Cotchery. "Por desgracia, metimos la pata demasiadas veces hoy. Y cuando eso sucede, no vas a ganar el partido".

Notas del partido

Revis y el profundo Kerry Rhodes desviaron tres pases cada uno… David Harris encabezó la defensa con 10 paradas... La defensa, que había frenado a los rivales en 24 jugadas consecutivas de tercer intento, extendió su racha a 25 en la primera serie de los Falcons. Atlanta terminó completando siete de 18 jugadas de tercer intento… James Ihedigbo bloqueó parcialmente el despeje de Michael Koenen en el primer cuarto. No cuenta como un tapón, pero limitó la patada a 28 yardas.

Brad Smith nuevamente mostró su juego polivalente. Logró un primero y 10 con una recepción de una mano para 17 yardas y sumó otro con una jugada de selección del mariscal que terminó siendo un acarreo de ocho yardas. Además tuvo una devolución de saque de 39 yardas que puso a los Jets casi en el medio campo… El guardia nariz Sione Pouha jugó de ala cerrada por primera vez en su carrera en el cuarto tiempo… Por casualidad, el referí o árbitro principal de este partido superfrío era Ron Winter, o Ronaldo Invierno, un profesor universitario en su 15.º año en la Liga.

Chauncey Davis, quien tapó el gol de campo de Feely en el cuarto tiempo, tuvo un tiro interceptado para un touchdown de 24 yardas contra Vinny Testaverde cuando los Falcons vencieron a los Jets por 27-14 en el Georgia Dome en el 2005.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising