La madurez de Marco impulsa la evolución del juego ofensivo

Durante la semana libre de los Jets estaremos examinando la primera mitad de la campaña 2011. Tras analizar el rendimiento de los cuadros especiales y la defensa, terminamos con un repaso del ataque verdiblanco.

El técnico Rex Ryan declaró que los problemas ofensivos de los primeros siete partidos tenían que ver con que "no estábamos jugando como quienes somos". El coordinador ofensivo Brian Schottenheimer pensó que con frecuencia las situaciones en los partidos "no le daban al ataque muchas oportunidades para correr con el balón".

Sin duda la escasez de marchas anotadoras tuvo que ver con ambas razones. Pero parece que Ground and Pound, como se le llama en inglés al juego de corredores arrollador y moledor de los Jets, ha resucitado justo a tiempo para la segunda parte de la temporada, cuando llega el clima frío y los Jets enfrentan a varios equipos con defensas vulnerables.

El plan de ataque contra San Diego fue correr con el balón con la misma efectividad que se logró en las primeras dos temporadas bajo la dirección de Ryan y Schottenheimer. Encabezados por Shonn Greene* *, los Jets cumplieron con su cometido. Marcaron 162 yardas por tierra y promediaron 5.2 yardas por acarreo, el mejor rendimiento del año en ambos departamentos.

"Fueron yardas duras", comentó el mariscal Mark Sánchez. "Shonn estuvo atropellando a los defensas en el cuadro secundario. Sé que el juego de corredores va bien cuando estoy persiguiendo a Shonn en cada jugada. Cuando estoy corriendo detrás de los linieros, porque están terminando sus bloqueos al otro lado de la línea".

"El juego de corredores necesita tiempo para encontrar su ritmo", dijo Schottenheimer. "Por fin entendimos lo que la línea ofensiva hace mejor y ellos han comenzado a desplazar a los defensas y terminar sus bloqueos. Shonn es el tipo de corredor que necesita tocar el balón con frecuencia. Es lo que pueden esperar ver de ahora en adelante".

Los beneficios del 'Ground and Pound'

Parece que Greene, la línea ofensiva y el corredor de fuerza John Conner* *se entienden mucho mejor que en el primer mes de la campaña. En los primeros cuatro partidos, Greene promedió 3.1 yardas por acarreo. En los últimos tres, ha mejorado a 4.3 yardas. Otra indicación de que la línea cumple con su deber son las yardas antes del primer contacto defensivo, una estadística extraoficial, pero muy vital. Greene promedia 2.3 y el equipo 2.7, cifras que no se han alcanzado desde la semana 4 en Buffalo la temporada pasada.

Todo este análisis matemático podría ser un espejismo porque los linieros de los Jets abusaron de una defensa de los Chargers que jugó sin el ala defensiva dominicano Luis Castillo y otros titulares. Pero el tackle izquierdo D'Brickashaw Ferguson*, el guardia izquierdo Matt Slauson , el centro Nick Mangold , el guardia derecho Brandon Moore y tackle derecho Wayne Hunter *podrán afinar su juego dos veces en el próximo mes contra los Bills. La defensa de Buffalo ha demostrado ser inefectiva contra corredores rivales, y son ahora la tercera peor en yardas por tierra permitidas y la cuarta peor en yardas por acarreo.

De hecho, la clasificación promedio de los últimos nueve rivales es de 22.º en yardas por tierra y 20.º en yardas por acarreo. Será una gran oportunidad para los Jets agarrar impulso y encontrar ese equilibrio entre el juego de corredores y el juego aéreo tan necesario para triunfar en condiciones invernales y en la postemporada.

"Creo que una de las cosas que veremos ahora que estamos corriendo con el balón tan bien será que intentaremos más pases largos cada vez que las defensas coloquen más jugadores en la línea".

Receptores con manos finas

Los primeros beneficios de esta estrategia se vieron contra San Diego cuando los Chargers intentaron marcar a Plaxico Burress* *únicamente con el esquinero Antoine Cason durante gran parte del partido. Sánchez se aprovechó de la ventaja de Burress de cuatro pulgadas en estatura y conectó con su ala tres veces en lanzamientos cortos.

Si las defensas rivales comienzan a utilizar doble marcas contra Burress, eso debería abrirle el campo a Santonio Holmes*, que pese a sus tres touchdowns, no ha dominado los partidos como en el año pasado. También ayudaría a Dustin Keller *, quien encabeza a los Jets con 25 recepciones y 372 yardas, promediando 14.9 yardas por balón, el quinto mejor rendimiento entre las alas cerradas de la Liga.

Por último, los Jets disfrutan de la rápida maduración del novato Jeremy Kerley* *, quien sumó cuatro balones contra San Diego, incluyendo en tres jugadas de tercer intento que mantuvieron vivas a las marchas.

"El juego no es nada grande para Jeremy. Me encanta la mirada en su rostro", dijo Schottenheimer. "Sale al campo y sabe exactamente qué hacer. Completa jugada grande tras jugada grande".

Los corredores también han aportado al juego aéreo. LaDainian Tomlinson*, quien superó las 600 recepciones en una carrera en la primera mitad contra San Diego, promedia 13.0 yardas por balón, el segundo mejor rendimiento de la Liga entre corredores. Mientras tanto, Greene ha atajado 14 de los 15 pases que le han lanzado. Hasta Joe McKnight *, un jugador explosivo en los cuadros especiales, ha demostrado que puede brillar si le dan la oportunidad.

La madurez de Marco

Por último, las aportaciones de Sánchez. Sigue siendo un mariscal joven, con apenas 24 años, en pleno desarrollo. Sus índices de producción en el primer cuarto y en las jugadas de primer intento siguen atascados en 60 y pico. De hecho, ha dirigido apenas dos marchas anotadoras en 53 oportunidades desde la semana 4 contra Buffalo la temporada pasada.

Sin embargo, contra San Diego registró el tercer mejor partido de su carrera en jugadas de tercer intento. Completó 9 de 11 lanzamientos para 95 yardas y dos touchdowns a manos de Burress, rendimiento que valió para un índice de 142.2. Es un mariscal que deja lo mejor para el final. Sánchez no ha lanzado un tiro interceptado en el cuarto tiempo desde la semana 16 de la temporada pasada contra Chicago. Y contra los Chargers, logró el séptimo remonte de su carrera en el cuarto tiempo.

"Claramente estás viendo su madurez", dijo Schottenheimer. "Lanzó dos de sus tres touchdowns contra San Diego en jugadas de tercer intento y dentro de la zona roja. Una fue en una jugada en la cual aislamos a Plax contra el defensa. Y la otra Plax fue la segunda opción. En formación abierta con protección mínima, buscó primero a Dustin y luego encontró a Plax en la línea de fondo.

"En sus dos primeras temporadas lo más probable es que hubiese tardado en tomar esas decisiones, pero esta vez, cuando vio a Plax marcado por un solo defensa, se aprovechó de la situación. Y cuando vio la doble marca contra Dustin, buscó inmediatamente a Plax. Eso es evidencia de un mariscal que está madurando. Sigue siendo un jugador joven, pero ha mejorado mucho cuidando el balón, lanzando touchdowns y evitando los tiros interceptados".

Veremos ahora si los Jets aprovechan la semana libre y regresan con un ataque menos propenso a las series de tres jugadas y fuera, y más capacitado para controlar un partido. Por supuesto, una racha de dos victorias ayuda la confianza de cualquier equipo.

"Nos sentimos muy bien donde estamos ahora", dijo Schottenheimer. "Estamos encontrando nuestro ritmo y nos sentimos muy entusiasmados".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising