En la víspera de la primera ronda, los Jets a punto de ebullición

Mientras que en Nueva Jersey y Nueva York se preparaban para otra tormenta de nieve, se sintió una notable diferencia de temperatura dentro del centro Atlantic Health de los Jets.

"Estamos hirviendo", declaró el tackle defensivo Sione Pouha el jueves. "Los jugadores, los entrenadores, todo el mundo, estamos hirviendo. Estamos ansiosos por jugar, ¿sabes? Es fruto de la enorme emoción que sentimos por la oportunidad que tenemos ante nosotros".

Existe cualquier cantidad de razones para que los Jets estén enloquecidos, entusiasmados e ilusionados rumbo a la cita de primera ronda del sábado por la noche en Lucas Oil Stadium de Indianápolis, el tercer encuentro en un año y dos semanas contra los Colts

Es un partido de postemporada, por supuesto, y eso basta para enardecer a todos los futbolistas de la NFL. Es además una oportunidad para obtener "venganza" tras la derrota del año pasado en la final de la conferencia Americana ante los Colts en este mismo estadio.

Para figuras como Santonio Holmes y Antonio Cromartie, éste es el primero de los partidos para los cuales "fueron traídos aquí".

"Francamente, eso pienso", dijo Holmes. "Cuando recibí la llamada, lo primero que me mencionó Rex Ryan fue que él tuvo una oportunidad de ganar un Súper Bowl y fui yo quien se la arrebató [en la final Steelers-Ravens 2008 de la conferencia Americana]. Sé que él cree que estoy aquí por una razón y esa razón es ganar títulos".

Para veteranos como LaDainian Tomlinson, Jason Taylor, Trevor Pryce y Mark Brunell es eso y también que no habrán muchas oportunidades más después de esta postemporada para intentar conquistar el trofeo Lombardi.

"Hay una luz al final del túnel", dijo Taylor el otro día. "La luz llega más y más rápidamente. Aún no ciega, pero necesitas tener puestas tus gafas de sol. Se está acercando más".

Dustin Keller, mientras tanto, regresa a su estado natal, donde en la final de conferencia del año pasado sumó seis recepciones para 63 yardas y un touchdown que puso a los Jets arriba por 14-6 en la primera mitad. Quiere demostrar ahora que su desempeño no fue por accidente.

"Dustin es un tipo cuyo combustible es la emoción, de seguro, pero no pienso que se pone demasiado nervioso", dijo el coordinador ofensivo Brian Schottenheimer. "Pienso que es un tipo que nos gusta poner en marcha temprano, pero no porque estará lleno de adrenalina. Siempre ha jugado bien contra estos tipos, así que podemos esperar que hará lo mismo ahora".

Tanto gira en torno a Ryan y su enorme fe en sus jugadores que le ha inculcado a todos en el club. La fuerza de su personalidad es una de las múltiples razones por las cuales Tomlinson está ahora, nuevamente, en posición de llegar a la tierra prometida que se mide en números romanos.

"Fue particularmente Rex, simplemente su visión para el equipo y su franqueza", dijo Tomlinson. "Los entrenadores que le rodeaban, los jugadores, me sentí como en casa. Ése fue, claramente, el factor decisivo".

La frase se escuchó esta semana en el vestuario, no estoy seguro por quién ni en qué contexto, pero Ryan ha emitido tantas declaraciones sobre los objetivos de los Jets, que éstas se han convertido en "cheques" que ahora los jugadores deben hacer efectivo. Cuando a Ryan le preguntaron sobre su filosofía, otra vez afirmó que prefiere fortalecer a su equipo en lugar de levantar al rival.

"Lo único que hago es expresar lo que creo que es la verdad", dijo el jueves en su última rueda de prensa antes del partido. "¿Hay escépticos? Absolutamente. ¿Hay más escépticos cada día que pasa? Por supuesto. Los chicos cuestionan esto o lo otro. Pero deben entender algo sobre mí. Seré la misma persona hoy, al día siguiente, de aquí a 20 años. Creo en mí mismo, creo en el equipo que estoy dirigiendo, creo que tenemos la mejor organización en el fútbol americano. No pienso que requiere agallas decir eso.

"Les diré lo siguiente. Si alguien dudó de mí, jamás dije 'Tienes razón' y me marché. Soy todo lo contrario. Se los probaré a ustedes, a quienquiera que dude de mí. Sabemos que hay escépticos, absolutamente. Pero también confiamos el uno en el otro. Y tenemos planes de ir al banco, por así decirlo".

Le pregunté a Pouha qué hacía que los entrenamientos de esta semana estuvieran hirviendo.

"Bueno, diría que son como las prácticas normales de los Jets con una pizca de postemporada", respondió. "Hemos entrenado para esto desde que Rex llegó aquí, para arribar a esta situación e intentar alcanzar el Súper Bowl. Entonces, no se está enseñando una nueva doctrina aquí".

Nadie puede ahora mismo asegurar una victoria o derrota en Indianápolis. Pero he aquí una garantía: los Jets pondrán su doctrina en práctica el sábado por la noche.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising