Con un remonte de último minuto, los Jets derrotan a los Broncos, 24-20

Restando 3:55 por jugar, y abajo por 20-17, Sánchez llevó a los Jets 80 yardas en 10 jugadas, una marcha inédita que culminó con un acarreo de dos yardas y el segundo touchdown de la tarde de LaDainian Tomlinson. Sánchez puso a su equipo a la puerta del gol en la jugada anterior con un bombazo bajo presión en la dirección de Santonio Holmes que finalizó con una falta del profundo Renaldo Hill. Sin querer, pero en frente del árbitro en la esquina izquierda de la cancha, Hill agarró la máscara de Holmes e interfirió con el receptor. Con un primero y gol en la yarda dos, los Jets, quienes habían estado jugando desde atrás desde el medio tiempo, sencillamente no desperdiciaron su oportunidad y retomaron la ventaja restando 1:13 por jugar.

"Te garantizo que Santonio atrapa ese balón en la yarda 2 si el tipo no interfiere con él", dijo Sánchez.

"De verdad creo que Mark Sánchez no hubiese intentado ese tiro hace un año", agregó el técnico Rex Ryan. "Hubiese intentando un pase corto, buscando completar el lanzamiento. Pero tuvo la claridad mental para decir, '¿Sabes?, tengo marca individual. Voy a tirar el balón a un gran jugador de fútbol que está dentro de la zona de anotaciones y una de dos cosas va a suceder: Atrapará el tiro o le darán una falta'. Lanzó un bombazo y fue exactamente lo que sucedió".

En la siguiente jugada, Tomlinson anotó con tanta facilidad por el lado izquierdo que algunos pensaron que los Broncos regalaron el touchdown para recuperar el balón con suficiente tiempo para remontar. Pero Josh McDaniels, el técnico de los Broncos, confesó que su defensa sencillamente falló malamente en esa jugada. Fue el 44.º partido en la carrera de Tomlinson con dos o más touchdowns, dos menos que Jerry Rice, el récordman de la Liga.

"Hicimos un gran trabajo enfrentando este reto", dijo Tomlinson. "Cuando cometes tres errores de balón, la mayoría del tiempo pierdes el partido. Pero nunca dejamos de batallar. Las cosas se pusieron negras, pero al final todo salió bien".

"LT está jugando un fútbol inspirado y nos ha contagiado", agregó Sánchez.

Fue un partido sorprendente que no siguió los esquemas habituales. Sánchez, con 23 años de edad, comenzó la tanda como el jugador más joven en la historia en lanzar ocho touchdowns sin sufrir tiros interceptados. Pero en la altitud de Denver salió con la mira chueca y cometió sus dos primeros errores de balón de la campaña en la primera mitad.

Los Broncos, el peor equipo de la Liga corriendo con el balón, ganaron 145 yardas por tierra, 16 más que los Jets, el equipo líder en esa categoría. Denver ganó este duelo porque cambió su defensa al esquema 4-3 y colocó a ocho hombres en la línea de ataque, táctica que no cedió yardas hasta tarde en el encuentro.

El mariscal Kyle Orton, quien había lanzado para más de 300 yardas en cuatro encuentros consecutivos, completó apenas 41% de sus tiros (14 de 34) y terminó con 209 yardas. Nunca encontró su ritmo y jugó su peor partido del año. Para colmo, no pudo atajar un mal saque del centro novato J. D. Walton en los últimos segundos. El balón rodó en el césped hasta caer en manos de Dwight Lowery, que selló la victoria por segunda semana consecutiva con un corte de balón en los minutos decisivos.

"Nuestra defensa encontró otra manera de cerrar un partido, así que estoy orgulloso de eso", dijo Ryan. "¿Es nuestra defensa tan buena como el año pasado? No, pero así es como lo veo: estamos encontrando como ganar al final de los encuentros".

Con la victoria, los Jets mejoran su registro a 5-1 y llegan a su semana libre primeros e invictos en la división Este de la conferencia American, con un partido de ventaja sobre los Patriots, quienes vencieron a los Ravens por 23-20 en muerte súbita, y dos partidos de ventaja sobre los Dolphins, quienes vencieron a los Packers, también por 23-20 en tiempo extra. Mientras tanto, los Broncos pierden su segundo seguido y empeoran su marca a 2-4 en el Oeste de la Americana.

Los Jets abrieron el marcador a inicios del segundo tiempo con un zarpazo precioso y preciso de 32 yardas de Sánchez a Braylon Edwards. Los Broncos igualaron en la próxima serie con un acarreo de seis yardas, el primer touchdown en la carrera profesional del novato Tim Tebow, uno de los grandes mariscales en la historia del fútbol universitario, pero quien apenas había jugado esta temporada. Denver entonces cerró la primera mitad con un gol de campo kilométrico de 59 yardas del pateador Matt Prater, el segundo más largo en la historia del club.

Los Broncos abrieron la segunda mitad con posesión del balón. La defensa verdiblanca aguantó y los Jets recibieron una inyección de confianza cuando el pateador Nick Folk, batió la marca del club y su marca individual con un gol de campo de 56 yardas, una yarda más que el récord anterior, hito compartido por tres jugadores.

Pese a su mala puntería, Orton pudo batir a los Jets con tiros largos. Atacó con frecuencia al esquinero Darrelle Revis, que no parece totalmente recuperado de su tirón muscular. Culminó una marcha de cinco jugadas con un arcoiris de 17 yardas al ala novato Demaryius Thomas, quien saltó sobre Revis para atajar el tiro y poner arriba a los Broncos por 17-10 restando 1:36 en el tercer cuarto.

Tras un balón suelto de Holmes en un revés, la defensa de los Jets cerró las pinzas y comenzó a limitar a los Broncos a series de tres jugadas y fuera. Tomlinson luego empató el partido a 17 restando 8:36 con su primer touchdown, un acarreo fulminante de 20 yardas por la izquierda mientras seguía al corredor de fuerza novato John Conner.

La defensa verdiblanca estaba por frenar otra vez a los Broncos cuando en tercero y 11, Orton se fugó 13 yardas, jugada que dio paso a un gol de campo de 48 yardas de Prater que puso arriba al equipo local por 20-17 restando 3:55. El año pasado quizá hubiese sido un golpe mortal, otra derrota amarga, una lección dura para un joven mariscal. Pero uno de los dotes principales de Sánchez es que padece de amnesia. Sabe olvidarse del pasado reciente y concentrarse en el presente inmediato. Ya no pueden decir que los Jets están llevando a Sánchez por la mano. Es Sánchez quien lleva a los Jets en este momento.

Notas del partido

El apoyador David Harris encabezó la defensa con ocho paradas. Y el esquinero Antonio Cromartie desvió tres tiros y amarró durante gran parte del partido al ala Brandon Lloyd, el líder de la liga en yardas por aire. Revis desvió dos tiros y Drew Coleman sumó cinco paradas individuales y un tiro desviado, más forzó un balón suelto cuando derrumbó al corredor Knowshon Moreno, nativo de Nueva Jersey, en el primer cuarto. Revis recuperó posesión, el primero de dos cortes de balón por parte de los Jets.

Tres pateadores de los Jets habían conectado goles de campo de 55 yardas: Pat Leahy contra Chicago en 1985, John Hall en Seattle en 1997, y Jay Feely dos veces, contra St. Louis en el 2008 y de nuevo contra Miami la temporada pasada… El gol de campo de 59 yardas de Prater igualó la marca de un rival de los Jets que impuso Pete Stoyanovich de los Dolphins en el viejo estadio de los Meadowlands en 1989. Prater es un hombre con una pierna biónica porque ha conectado 9 de 11 goles de campo (.818) de más de 50 yardas, el mejor porcentaje en la historia.

Tras cuatro partidos sin errores de balón, racha que igualó la marca de la Liga, los Jets cometieron tres, uno más que los Broncos, y puso fin a otro hito de 10 partidos en el cual los Jets igualaron o ganaron la relación de errores a favor y en contra. Fue la primera vez que Ryan, quien cree que esta estadística es fundamental en el éxito de un equipo, triunfa cuando sus jugadores comenten más errores que el rival.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising