Burress no pierde tiempo en recuperar el tiempo perdido

Plaxico Burress tuvo que esperar mucho tiempo, pero al final parece que valió la pena.

En una noche lluviosa, en el primer partido de pretemporada en el nuevo estadio de los Meadowlands, en su debut con los Jets, Burress atrapó tres balones para 66 yardas, incluyendo un tiro anotador de 26 yardas de Mark Sánchez en su última jugada de la noche, touchdown que impulsó al conjunto verdiblanco a una victoria contundente ante los Cincinnati Bengals por 27-7 el domingo por la noche.

Aunque no jugó las últimas dos temporadas debido a una pena de cárcel por portar un arma en Nueva York, los Jets pensaron que Burress podría ser un factor decisivo debido a su experiencia y estatura. Y las razones por las cuales lo ficharon se vieron al final de la primera mitad.

Los Jets, arriba por 10-7 restando 58 segundos, enfrentaban un tercero y 10 en la yarda 26 de Cincinnati. Los Bengals decidieron aplicar máxima presión y enviaron a casi todos sus defensas en una carga feroz. La línea ofensiva y el corredor LaDainian Tomlinson aguantaron lo suficiente para que Sánchez pudiera fijar la mira a la esquina izquierda de la zona. Burress, que mide 6 pies 5 pulgadas, estaba marcado por un solo defensa, el esquinero Fred Bennett. Quebró su ruta hacia el banderín y luego estiró el cuerpo y los brazos para atrapar el balón con dos manos, su primer touchdown desde un partido de Liga el 9 de noviembre del 2008 contra Philadelphia.

"Fue [Sánchez] quien me dio una señal, quien se comunicó conmigo en la línea de ataque", dijo Burress. "Hizo un gran trabajo en ponerme en una situación en la cual pude terminar la jugada. Reconoció que venía una carga, que lo iban a presionar, y fue una de esas jugadas en las cuales dices 'Mi jugador es mejor que el tuyo' y vamos a jugar baloncesto y saltar por el balón".

"Identificamos que venía la carga", agregó Sánchez. "Teníamos que tirar lo más rápido posible porque la presión fue inmediata. Tienes que darle a tu jugador alto esa oportunidad. Cuando tiras el balón así de rápido, le complicas la vida a una defensa que presiona con todo lo que tiene. Plax se dio cuenta, yo me di cuenta e hicimos los ajustes inmediatamente. Es lo que sucede cuando tienes a un blanco enorme y a un jugador veterano. La línea ofensiva hizo un gran trabajo aguantando lo suficiente para poder tirarle el balón".

El coordinador Brian Schottenheimer diseñó el plan de ataque para involucrar a Burress desde el principio. La primera jugada de los Jets fue un amague al corredor y un tiro a Burress al centro del campo que ganó 20 yardas. Dos jugadas más tarde, Sánchez volvió a buscar a Burress, y aunque fue un tiro incompleto, puso al ala veterano en calor.

"Es una obra en desarrollo", dijo Burress. "Nos equivocamos en un par de jugadas. Hay que ver lo mismo antes del inicio de la jugada y de nuevo una vez que el balón está en juego. Vendrá con el tiempo. Para eso es la pretemporada. Estoy confiado de que vamos a elevar nuestro nivel de juego".

Los Jets, que sentaron al ala Derrick Mason por una lesión ligera, utilizaron a Burress en la posición X, o sea el ala abierta que se alinea en la línea de ataque, e intentaron repartir el balón a los demás receptores. Santonio Holmes marcó su primer touchdown de la pretemporada en una ruta diagonal de 16 yardas en el primer cuarto para abrir el marcador tras un tiro interceptado del profundo Eric Smith.

"Creo que podemos ser un equipo especial", afirmó Burress. "Quiero que el ataque marque cuantos puntos pueda. Tenemos a una gran defensa, todo el mundo lo sabe. He retado a nuestra ofensiva para que anote 28 a 30 puntos por semana. Definitivamente tenemos las armas para hacerlo y sencillamente quiero estar en el campo y tener impacto, hacer a mis compañeros mejores jugadores y dominar en mi posición".

Típico de la pretemporada, el rendimiento del equipo titular en la primera mitad fue irregular. Nick Folk falló un gol de campo y los Jets fallaron en convertir sus primeras ocho jugadas de tercer intento. Pero cerraron la primera mitad con broche de oro, una marcha arrolladora de 99 yardas que culminó con el tiro anotador a Burress, irónicamente en una jugada de tercer intento.

Pero desde que salió de la cárcel en junio, Burress no ha perdido tiempo intentando recuperar el tiempo perdido. Ni siquiera un esguince del tobillo izquierdo que lo hizo perder el primer partido de pretemporada lo ha frenado. Parece como si nunca se hubiese alejado del campo.

"Lo que me sorprendió más que nada fue su condición física", confesó el técnico Rex Ryan. "Claramente es un gran atleta que puede atrapar balones. Definitivamente aún posee esa destreza. Nunca se trató de si había perdido velocidad, pero puedes ver que está corriendo muy bien. Estoy feliz de tenerlo".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising