Sánchez: 'Todo lo que queremos es ganar'

La NFL tiene dos tipos de mariscales de campo, los que juegan en Nueva York y los que no. Jugar en la Gran Manzana significa vivir bajo la lupa. Cada minuto, cada jugada. Es una ciudad dura que se ha tragado a buenos lanzadores a lo largo de los años. Hay que ser fuerte, y especial, para brillar en los escenarios más grandes de Broadway.

Por eso, en una temporada que se ha destacado por sus altas y bajas, la racha actual de dos derrotas de los Jets ha destapado todo tipo de comentario, crítica y preocupación. Pero si el juego de los Jets sigue su patrón habitual, están a punto de recuperar las altas.

"Los muchachos tienen ganas de jugar", declaró el mariscal Mark Sánchez . "Pese a nuestro mal juego de las últimas dos semanas, tenemos una verdadera oportunidad de lograr los playoffs. Necesitamos hacer todo lo posible para llegar, y comienza con el próximo partido".

El ala Plaxico Burress , quien ha apoyado públicamente a Sánchez desde que fichó con los Jets en agosto, sabe bien qué significa jugar en Nueva York por sus años con los Giants. Declaró no estar preocupado por las dificultades recientes del mariscal y la ofensiva.

"Tienes que comprender a esa ciudad y cómo funcionan las cosas", dijo Burress. "Creo que él estará bien. No hubiese tomado la decisión de jugar con él si no hubiese pensado que tenía el potencial de ser un gran mariscal".

El técnico Rex Ryan fomentó una pequeña polémica esta semana cuando reveló que le había dado varias jugadas al mariscal reserva Mark Brunell   con el primer equipo durante los entrenamientos del martes. Ryan hizo lo mismo el año pasado tras derrotas consecutivas contra los New England Patriots y los Miami Patriots.

Sánchez respondió entonces con una victoria en Pittsburgh en la semana 15. En los cinco partidos tras la táctica motivadora de Ryan, Sánchez completó 62.6 por ciento de sus lanzamientos para 1,055 yardas, seis touchdowns y solo dos tiros interceptados. Durante esa racha, Sánchez incluso ganó partidos de postemporada en Indianapolis y New England.

Mientras las intenciones de Ryan claramente son para motivar, Sánchez dice que la relación entre un mariscal y su técnico siempre conlleva algo de tensión. De hecho, Ryan bromeó que Sánchez no le ha dirigido la palabra en toda esta semana.

"Somos ambos competitivos. Ambos queremos ganar. Ambos tenemos nuestra manera de hacer las cosas. Y eso es todo", dijo Sánchez. "No estoy enojado con él. No sé de dónde surgió eso. Estamos intentando ganar un partido, y no estoy preocupado por nada más".

Ryan ha defendido a su mariscal desde que tomó las riendas de los Jets en el 2009, y los dos han desarrollado una relación singular. Brunell, quien en su día fue un mariscal estrella con Jacksonville, afirma que son lazos estrechos.

"Tienen una relación chévere que creo que especial", dijo. "Es una que va a perdurar por mucho tiempo".

Los Jets reciben a los Bills en el estadio MetLife el domingo, un rival que busca vengarse tras perder el partido de ida en la semana 9 por 27-11. Aunque los Bills han perdido tres en línea y también pasan por un bache profundo, están empatados con los Jets con marca de 5-5 en el segundo lugar de la división Este. Además, siguen segundos en la conferencia Americana en cortes de balón. Una de las claves de la victoria será cuidar el balón y evitar errores.

"Tengo que jugar mejor de lo que he estado jugando", declaró Sánchez. "Tengo que cuidar el balón, ponernos en las posiciones indicadas, cantar los acarreos indicados, lanzar con precisión y reconocer los esquemas defensivos. Me tocan muchas de estas responsabilidades. Voy a mejorar y también este equipo".

Sánchez dice que se aplica cada día, trabajando al máximo.

"Estoy agotando todos mis recursos aquí", agregó. "Estudiando todo lo que puedo, intentando colocarnos en el sitio correcto. Estoy todavía buscando algo. Si tiene que ver con mi preparación, entonces lo encontraré".

Debido a que los Jets están disfrutado de 10 días entre partidos, quizá Sánchez ha tenido tiempo suficiente para encontrar lo que busca. Su rendimiento, y del club, el domingo será la prueba. Pero al final del día, solo hay una estadística que vale en la Gran Manzana.

"Esto parte de jugar como mariscal en Nueva York", dijo Sánchez. "Las cosas son tremendas cuando ganas y duras cuando pierdes. Tenemos solo que ganar".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising