Mark Sánchez: declaraciones del 6 de agosto del 2010

¿Cómo te sientes teniendo a LaDainian Tomlinson en el cuadro de corredores?

Es algo muy especial. Es un jugador que te quita presión. Primero, porque corre muy bien con el balón. Segundo, porque cambia de bloqueador a receptor inmediatamente y te da otra opción. Si la jugada se quiebra, quieres siempre saber dónde está L. T. Es tan consciente, que te lo dice. Cuando salimos de la piña, te dice donde estará. Es lo último que escuchas, lo último que piensas, así que sabes cual es tu plan de emergencia en caso de que la jugada no funcione. "Boom", ¿dónde está L. T.? En una ruta demorada por el costado. ¡Bam, lo veo!" Y a la hora de bloquear, es uno de los mejores. Les grita instrucciones a la línea ofensiva. Habla con ellos. Es como tener a uno más en la línea. Es increíble ver cuán listo es y cuánto sabe de los esquemas de protección. Está muy bien.

¿Cómo es estar en el mismo equipo con un jugador que admiraste como niño?

Estoy intentado no estar deslumbrado. Recuerdo cuando estuvo por primera vez en la instalación y salí de la ducha envuelto en mi toalla y camino hacia el camerino, todo bajo control. Entonces lo veo y me digo: "¡Dios mío! Vamos, tranquilo. ¿Lo llamo LaDainian? ¿L. T.? Porque ya hay un L. T. en la costa Este. No sé". Intenté mantenerme tranquilo. Espero que no me haya visto comportarme como un idiota (risas).

¿Has jugado con corredores que también son la última opción en el juego aéreo?

Un poco en la Universidad de Southern California, pero no tanto como a este nivel. Hay veces que todos los receptores están marcados. Algo pasa, están marcados o no ves algo. La jugada no se ha desarrollado como pensabas. Y no quiero ahora intentar un tiro largo. Entonces, ¿dónde está mi corredor? El año pasado resistía hacer eso y forzaba los tiros. Ahora, cuando tienes un lujo como L. T., a veces ayuda. Aun cuando haya una pequeña apertura en el centro del campo, ¿por qué arriesgarse? Conecta el tiro corto y fácil y deja que él rebase al defensa y gane 12 yardas. Es igual que tirar el balón 12 yardas.

Ya que no eres un novato, ¿te sientes más libre para demostrar tu personalidad?

Lo podía hacer el año pasado. Quizá no me sentía tan cómodo, con todo lo que tenía (que aprender y asimilar). Con este equipo, con este técnico, puedes ser tú mismo. No hay que pretender. Puedes disfrutar jugando al fútbol. Cuando es hora de ser serios y de aprender y estudiar y trabajar, estamos en nuestras salas de reuniones y sabemos que hay que aplicarse. Pero cuando salimos al campo, vamos a jugar un juego de niños. Verdaderamente es así. Con Rex, nunca olvidamos eso.

¿Cuáles son tus objetivos para el fogueo verdiblanco?

Un alto porcentaje de tiros completos, un par de touchdowns, varias series ofensivas buenas, un par de series largas, evitar los errores de balón y las faltas antes del comienzo de la jugada, son las cosas que me vienen a la mente inmediatamente. Pero estoy seguro de que tendremos algunas metas colectivas, como marcar puntos y utilizar a los pateadores, de conectar un par de goles de campo. Pero lo más importante será eliminar las faltas antes del comienzo de la jugada y los errores de balón, y extender nuestras series ofensivas.

¿Cuántas ganas tienes de jugar una temporada entera con Braylon Edwards?

Muchas. Hemos crecido tanto juntos. Ahora es él quien me habla de las rutas en lugar de yo. Ahora que entiende los esquemas, me da pequeñas claves para usar contra las marcas individuales y las defensas en zona, cosas que no podíamos hacer el año pasado porque primero, yo era nuevo y estaba intentando asimilar las cosas, y segundo, porque él llegó a mitad de temporada y también era nuevo. Todo ahora es mucho mejor y más cómodo. Estoy encantado en tenerlo. Es un jugador increíble. Tienes que asegurarte de que toque el balón. Él, Santonio (Holmes), el que sea. Todos ellos tienen que recibir el balón, así que será divertido.

¿Cómo han ido los ensayos de dos minutos, las series al final de una mitad?

Los hemos hecho bien. Se trata se estar enfocado en los salones de clase y de poder comunicarse en el campo, especialmente cuando se pone ruidoso y complicado, restando dos minutos por jugar y obligados a utilizar el juego rápido, sin piña. Hay que usar señales y transmitir información. Yo le hablo a la línea y a los corredores y le doy una señal o gesto rápido a una de las alas. Y es Braylon (Edwards) en lugar de J Co (Jerricho Cotchery), es Santonio (Holmes) transmitiendo la señal –"Sí, la tenemos"–, y le pasa la información a otra ala. Lo están haciendo por su propia cuenta, y es perfecto, exactamente lo que queremos. Hemos estado ejecutando muy bien. Es bueno verlo, especialmente temprano en la pretemporada. Hay que mantener este nivel, seguir repitiendo para que cuando sea de verdad en un partido, sea ya segunda naturaleza.

¿Cómo van los candidatos para la posición de guardia izquierdo titular?

Ambos (Vladimir Ducasse y Matt Slauson) están compitiendo como locos. Ambos poseen gran habilidad y ambos lo han demostrado en rachas. Necesitaremos que uno de ellos juego a un nivel constante. El más constante de los dos probablemente sea el titular. Sea quien sea, sé que ambos han hecho un gran trabajo hasta ahora. Pero es temprano y tenemos suficiente tiempo para decidirlo. Nos tomará hasta el segundo o tercer partido de pretemporada decidir quien merece ser el titular. Y aun cuando lo decidan, el suplente tendrá que estar listo para jugar y apoyar a los titulares. Será una competencia estrecha, me siento muy entusiasmado por ambos y tengo muchas ganas de ver qué pasa.

¿Qué haces para ayudar a los guardias izquierdos?

Nunca intentaría cambiar sus señales (para los esquemas de protección) o decirles qué hacer. Creo que lo único de lo que les he hablado, especialmente a Vlad, es que se acostumbre a mi cadencia. Tiene tanto que aprender y Slauson tiene la ventaja de haber estado aquí un año. Tiene tanto en la cabeza que cuando se alinea, se le ha olvidado la cuenta del saque. Así que le he dicho que su trabajo en la piña es recordarme de la cuenta cuando la diga. Justo después de que la diga y salgamos de la piña. Me lo tiene que decir. Una vez más. Son las cosas pequeñas que T-Rich (Tony Richardson) solía hacer conmigo para recordarme de la situación en la zona roja (dentro de la yarda 20), en la línea de gol o cuando estábamos profundos en nuestra zona, y es lo que estoy haciendo con Vlad. Alguien como Slauson lo ha hecho antes, así que tiene una ventaja. Todo está bien, están compitiendo fuertemente y me siento entusiasmado por los dos.

¿Cómo les fue ayer con Joe Namath?

Fue nítido. Es algo muy especial ver a alguien tan reverenciado en el juego tomar tiempo para visitar, sentarse y hablar con nosotros. Y luego ver a los entrenadores reaccionar de la misma manera. Fue increíble ver al entrenador (Bill) Callahan decir: "Vaya, ¡ése es Joe Namath!" Lo miré y pensé: "Me gustaría ser igual". Es lo que te motiva estudiar un poco más cada noche y ver más vídeo. Joe nos hizo un cuento sobre Bear Bryant. Dijo que cuando estaba en la Universidad fAlabama, el día antes de un partido el técnico Bryant lo buscó y escuchó al equipo gritando. Así que Bryant se lo llevó para un paseo y le pregunta: "Joe, ¿has asimilado el plan de juego?" Y Joe dice: "Sí, señor, creo que sí". Bear Bryant se detiene y le dice: "¿Qué? ¿Crees que sí? Muchacho, ya no hay tiempo para más preparación. Llegó la hora de cosechar el fruto de tu trabajo. No tienes el lujo de pensar en las cosas". Fue duro con él. Y de ahí en adelante, Joe comprendió que no podía pensar en las cosas el día antes del partido, el día del partido. Tenía que saberlo todo. En la posición de mariscal, tienes que saberlo todo. Y si no lo sabes, debes disimularlo. Tienes que saber. Fue tremendo escucharlo. Se trata de conducirte con aplomo y tener la actitud correcta. Fue nítido ver eso. El entrenador (Matt) Cavanaugh tuvo el valor de preguntarle: "Ustedes también se fajaron fuera del campo de juego. ¿Qué hacían?" Y Joe respondió: "Sí, nos divertimos muchos. Nos divertíamos en el campo de juego, pero fuera de él, teníamos que trabajar mucho." Nos morimos de la risa en nuestra sesión. Fue tremendo verlo, ver cuán bien lucía y ver cómo brillaba esa sortija de campeón en su mano. Fue tremendo verlo. 

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising