Los instintos de Lowery sorprenden al maestro Favre

El año pasado tal vez los Jets hubieran perdido un partido como el choque de pesos pesados del lunes por la noche contra los Vikings en el nuevo estadio de los Meadowlands. Pero los verdiblancos del 2010 son un conjunto que está madurando y tiene un temple poderoso. La devolución anotadora de 26 yardas de Dwight Lowery tras interceptar un tiro de Brett Favre para sellar la victoria fue otra prueba más de que este equipo rehúsa achicarse ante las enormes expectativas de la temporada.

"Idealmente en esa situación es mejor hincar la rodilla y proteger el balón. Pero intercepté en plena carrera e instintivamente seguí hacia la zona de anotaciones", dijo Lowery después de que los Jets lograron una victoria no apta para cardiacos por 29-20. "Una cosa que querremos enfatizar este año es hacer jugadas, y hacer jugadas grandes. Sentíamos que el año pasado la diferencia entre nuestra defensa aérea y la defensa de los Saints, campeones del Súper Bowl, fue que ellos hicieron más jugadas grandes que nosotros".

En febrero, los Saints mataron las esperanzas de los Colts en el Súper Bowl cuando el esquinero Tracy Porter interceptó un pase de Peyton Manning y se lo llevó 74 yardas hasta la tierra prometida. En la mañana del martes, fue Lowery quien frustró a otro futuro miembro del salón de la fama, al único mariscal en la historia con más de 500 tiros anotadores y 70,000 yardas aéreas, de guiar a los Vikings a una recuperación improbable.

"Ellos tenían una tendencia cuando se colocaban en cierta formación, la combinación de rutas que corrían de esa formación. Vi a [Visanthe] Shiancoe arrancar y actué por instinto", dijo Lowery, jugador de tercer año de la Universidad de San Jose State. "Cuando la presión llegó, sentí que le hizo a Brett aguantar el balón más tiempo de lo que quería y lanzó medio tarde, y simplemente me dirigí hacia el tiro".

Favre por poco se roba la victoria en la segunda mitad con tres tiros anotadores, los números 500, 501 y 502 de su ilustre carrera. Acercó a los Vikings por 22-20 y necesitaban solo un gol de campo para ganar cuando recuperaron posesión en su propia yarda 23 con 1:30 por jugar.

Pero Favre primero lanzó un tiro incompleto a Randy Moss, que estaba otra vez arropado por la marca tenaz de Antonio Cromartie. Entonces techó a Percy Harvin con un pase demasiado elevado, quien estaba solo tras escaparse de Darrelle Revis con un empujón. Y para terminar, en jugada de tercero y cinco, lanzó el balón a manos de Lowery.

"Eso es lo que aprendes de estudiar vídeos, prestar mucha atención a lo que les gusta a hacer a los equipos, a qué recurren en ciertas situaciones y guardarlo en un rincón de tu mente", dijo Lowery.

"Entonces cuando surja esa situación en el partido, puedes aprovecharte de ella porque es tan difícil hacer una jugada en esta Liga. Los mariscales son tan buenos, los receptores son tan buenos".

Manteniéndose fieles a su identidad, los Jets presionaron a Favre en la jugada clave del partido. Y luego de mantenerse libre de intercepciones por 58 minutos, el N.º 4 lanzó su séptimo tiro interceptado de la campaña.

"Básicamente estábamos en el esquema Cover One (un profundo atrás)", dijo el técnico Rex Ryan. "Queríamos presionarlo. La mayoría de los equipos juegan atrás y defienden a los receptores en esa situación.

Queríamos cambiar nuestros esquemas y presionarlo por un sitio distinto y forzarlo a tirar rápidamente. D-Lo hizo una gran labor anticipando el tiro y llevándoselo hasta la tierra prometida".

Los Jets ganaron nueve partidos en el 2009, pero la defensa rindió anotaciones tarde en derrotas ante Miami, Jacksonville y Atlanta. Éste es un equipo diferente, un grupo confiado en que, al final, hará la jugada en lugar de orar por un pequeño milagro.

"Teníamos confianza de que ganaríamos el partido. Solo que nunca sabíamos cómo", Ryan dijo. "Fue básicamente lo que pasó".

Cuando Lowery era un novato, le habló a Favre sobre sus emociones durante momentos críticos.

"Le pregunté si alguna vez se pone nervioso y me dijo: 'Absolutamente'.

Pero él solo toma una jugada a la vez y yo como que tomé eso de él como jugador defensivo", Lowery dijo. "Tienes que tomarlo una jugada a la vez y mantenerte sereno en esa situación".

Después de robarle conocimientos a Brett Favre en el 2008, Dwight Lowery le robó la billetera el martes. Éste podría ser un robo que los hinchas verdiblancos recordarán por muchos, muchos años.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising