Las grandes jugadas le siguen lloviendo a Holmes

Perdiendo por cuatro con 10 segundos por jugar, el mariscal Mark Sánchez flotó un balón a la esquina izquierda del fondo de la zona de anotaciones. No debería sorprenderle a nadie que el jugador que corrió debajo del ovoide para atrapar el touchdown ganador fuera el ala Santonio Holmes.

Holmes ha sido la gran revelación en las seis jornadas que ha jugado esta temporada tras cumplir con su sanción de cuatro partidos. Los Jets traspasaron por el receptor que fue el más valioso del Súper Bowl 43 con los Pittsburgh Steelers para hacer grandes jugadas en los momentos decisivos, justo como la anotación de 6 yardas que aseguró otro remonte de los Jets, esta vez por 30-27 frente a los Houston Texans el domingo en el nuevo estadio de los Meadowlands.

"Ése soy yo. Así juego fútbol", dijo Holmes. "Pienso que Woody Johnson y Rex Ryan tomaron una decisión acertada al llamarme por teléfono el 11 de abril a las 9 de la noche más o menos. Pienso que fue la mejor decisión para mí y para este equipo. Me trajeron aquí por una razón y esa razón es ayudar a este equipo a ganar partidos".

Holmes ya tiene un historial de jugadas grandes, conocido principalmente por su recepción icónica, con las puntas de los pies arrastrando el fondo de la zona de anotaciones mientras estiraba el cuerpo y los brazos para completar la recepción que derrotó a los Arizona Cardinals en el Súper Bowl 43 hace dos temporadas.

Así que cuando los Jets se hallaron abajo por 27-23 restando 55 segundos, en lugar de hincar la rodilla, Holmes y Sánchez se crecieron, inspirados por un vínculo que saca a relucir el competidor en el otro.

"Siempre soy el que está sentado en las laterales solito pensando: '¿Qué puedo hacer para concretar una jugada para este equipo?' La pasión en mis ojos y la pasión en los ojos de Mark, como que chocan, y pienso que en torno a eso es que necesitamos construir aquí entre todos nosotros. Se está viendo en el terreno de juego cada semana", dijo Holmes.

Como mariscal del equipo, Sánchez está desarrollando un estilo ganador que Holmes lleva consigo también. Fue un partido enorme para ambos. Holmes, un veterano de cinco temporadas producto de la Universidad de Ohio State, sumó siete recepciones para 126 yardas y dos touchdowns. Sánchez, de la Universidad de Southern California, completó 22 de 38 tiros para 315 yardas y tres touchdowns, su segundo encuentro con más de 300 yardas en tres semanas. Según Holmes, los Jets han arrancado con marca de 8-2 en gran parte debido a la dedicación de Sánchez por estudiar vídeo y la intensidad que irradia en los entrenamientos diarios.

"Creo que esas cosas fortalecen el carácter", dijo Holmes. "Demuestra que él quiere ser un líder, quiere ganar partidos. Él quiere que todo sea perfecto. No importa el resultado en la situación de partido, practica para ser perfecto y nosotros hacemos que todo caiga en su sitio el domingo".

Definitivamente funcionó el domingo cuando los Jets se fueron arriba por 23-7. Parecían encaminados a su primera victoria aplastante desde la paliza que le dieron a los Bills por 38-14 en la Semana 4. El touchdown que los puso al frente por 20-7 fue un bombazo de 41 yardas en tercer intento de Sánchez a Holmes, una jugada muy parecida al touchdown de 37 yardas que batió a los Cleveland Browns en muerte súbita la semana pasada. Sin embargo, la jugada del partido fue sin duda la atrapada triunfal en los últimos segundos.

"Cuando nos dijeron la jugada, me relamí los labios", Holmes dijo. "Miré a Brad [Smith] y como que sabía que era algo que habíamos estado ensayando toda la semana, intentando que funcionara contra nuestra defensa. Todo se abrió tan fácilmente".

Holmes se colocó en la ranura, en la posición de ala media, arrancó en una ruta recta y entonces quebró hacia la esquina al fondo de la zona. Atrapó el balón sobre la cabeza, apenas manteniendo sus pies adentro del campo para poner a los verdiblancos al frente de una vez por todas.

Un tema recurrente para este club ha sido la preparación y la dedicación. Holmes dijo que le sugirió al técnico Rex Ryan que el primer equipo ofensivo ensayara contra la primera defensa las situaciones más críticas de un partido –zona roja, últimos dos minutos de una mitad, jugadas de tercer intento–, y que ese ajuste ha pagado dividendos, en particular para él y para Sánchez. Solo hay que ver la jugada final.

"Fue una gran sensación", afirmó Holmes. "Tan solo saber que Mark envió el balón donde solo yo podía atraparlo. Y tras correr con tanta soltura al fondo de la zona y bajar mis pies en lo último de la zona, tuve que detenerme y grabar el momento".

Esa recepción, que fue confirmada por una revisión arbitral, fue el broche de oro en un día emocionante para Holmes. Marcó el mayor número de yardas desde que sumó 149 yardas, su récord personal, contra Oakland el año pasado. Además fue su primer partido con dos touchdowns desde el 2007 contra los Ravens y Ryan, que era entonces el coordinador defensivo de Baltimore. Para un hombre quien ahora ha sido autor de las jugadas que han definido cada una de las últimas cuatro victorias de los Jets, todo es cuestión de perspectiva y tenacidad mental, características que este equipo posee en abundancia.

"Si sabes que una jugada puede marcar la diferencia", dijo Holmes, "nunca quieres huirle a esos momentos".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising